Tomarse un respiro de estar cuidando a nuestro ser querido no es malo, de hecho es muy necesario para que conserves tu propia salud, descubra porqué en este artículo.