You are currently viewing Tips clave: cómo cuidar a una persona mayor en casa

Tips clave: cómo cuidar a una persona mayor en casa

  • Post author:
  • Post category:blog

Es tiempo de asistir tus papás o tus familiares, pero no sabes cómo cuidar a una persona mayor en casa. Para ayudarte, te damos los tips clave para que no falles en el intento.

En primer lugar, toma en cuenta que no todas las personas tienen las características adecuadas para ser cuidadores. Por eso mismo, si no te sientes cómodo, pide ayuda de un cuidador profesional. Lo importante es que la calidad de cuidados y atención sea buena y que se sienta respaldado.

Relájate

Tener a personas dependientes a nuestro cargo es intimidante, pero recuerda que tú tienes una gran ventaja. Es decir, no estás tratando con un extraño, te tiene confianza, sabes su forma de comunicación y quieres lo mejor para él. Así que relajate y toma en cuenta que es un buen momento para crear lazos afectivos más fuertes.

Sentido Común

Para saber cómo cuidar a una persona mayor, debes ponerte en su lugar y pensar en lo que esperarías. De inicio, usa tu sentido común: no quieres sentir dolor, ni hambre y estar lo más cómodo posible. ¿Estás logrando esto con tu familiar? También piensa que ser sólo un “vigilante” o “custodio” de alguien no es cuidar. Es decir, también quisieras hacer cosas durante el día que te ten un sentido de normalidad y de logro.

Haz cambios en la casa

Hacer pequeños cambios en la casa te puede ahorrar muchos problemas.

  • Retira los muebles que puedan dificultar que tus mayores se muevan libremente.
  • Ten barras de apoyo cerca del inodoro y la ducha.
  • Detectores de humo o movimiento que pueden despertar a las personas mayores
  • Todos los cables y alambres deben estar escondidos para evitar resbalones o caídas.
  • Instala tapetes, tiras antiderrapantes en el inodoro, la bañera, la ducha y otras áreas resbaladizas de la casa.
  • Te sugerimos detectores de monóxido de carbono ya que las personas mayores son más vulnerables.
  • Luces nocturnas en lugares estratégicos de la casa, para que cuando vayan al baño o a buscar agua por la noche.

Mantén la alimentación adecuada

Mas necesidades nutricionales de las personas mayores son excepcionalmente importantes, especialmente si están enfermas o luchando contra una enfermedad. Muchas de ellas corren el riesgo de desnutrición debido a la falta de apetito, depresión, ansiedad y otros factores.

Brinda acceso regular a comidas saludables y, para aliviar tus tareas, contrata un servicio de comidas preparadas. Considera que tomen en cuenta indicaciones nutrimentales.

Cuida el sueño

Esto aplica tanto para ellos como para ti. Busca que descansen durante la noche, que puedan dormir alrededor de siete horas sin despetarse es ideal. Para ello, busca que realicen ejercicio y otras actividades para que utilicen su energía. También, evita que estén dormitando o tomen siestas durante el día.

Finalmente, es momento de decir adiós a las cenas pesadas y sobreestimulación antes de dormir.

Sean la compañía perfecta

No se trata de una condena para nadie. Traten de divertirse, buscar temas de conversación, hablar de sus proyectos de vida, recordar memorias de la familia, etc. Además pueden planear pequeñas actividades que les den satisfacción. Algunos ejemplos: ir por un helado, una caminata relajada, visitar a familiares y amigos, ir al cine, etc.

Comunícate

A veces la comunicación intergeneracional puede ser difícil. Podemos no encontrar temas de conversación nuevos, principalmente porque la convivencia es diaria y a veces no queda mucho que decir. Pero siempre es importante que tengan la apertura de decirte si algo los molesta o cómo puedes mejorar ese momento para ellos.

No es fácil para todos, pero puedes buscar también hablar de sus emociones, recuerdos y experiencias. Te sorprendería saber cuántas personas mayores en México no hablan de ello y es benéfico para su salud emocional.

Busca signos de alerta

Siempre hay que estar alerta a cambios de comportamiento, como ser demasiado agresivo o sensible. Llorar o preocuparse en exceso. También generar hábitos extraños o preocupantes que puedan poner en riesgo su salud.

Por otro lado, el chequeo regular de signos vitales es de vital importancia. En este caso, debes tener un entrenamiento básico para informar al médico aguna irregularidad. También, observar su forma de levantarse, caminar puede ser indicación de dolor.

Apóyate de profesionales

A veces, no tenemos el tiempo de cuidar a nuestros mayores. No te sientas mal, tu trabajo y los otros miembros de tu familia también necesitan de tu atención. Además, tener una persona con experiencia te puede hacer sentir más seguro y tranquilo.

Un recordatorio importante: tu familiar mayor es vulnerable, busca servicios de confianza, con referencias profesionales.

Ahora ya lo sabes. Si es tu primer día cuidando a tu familiar, te deseamos todo lo mejor. Repara estas recomendaciones y no olvides apoyarte de expertos si tienes inquetudes.